Alteraciones psicomotrices en niños de Ecuador/Bravo-Loor y cols. ISSN 2215-5562.

Rev.Ter. Julio-Diciembre de 2020; Vol. 14 N°2: 120-129

 

ARTICULO ORIGINAL

 

Alteraciones psicomotrices en niños y niñas de la zona 4: Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, Ecuador

­

Psychomotor disorders in children of zone 4: Manabí and Santo Domingo de los Tsáchilas, Ecuador

 

Título corto:  Alteraciones psicomotrices en niños de Ecuador

Autores:  Santos Bravo-Loor 1,2, Mayra León-Cadme 2 y Xiomara Caycedo-Casas 2

Filiación:  1 Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador. 2Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Manta, Ecuador.

Autor de Correspondencia: Mayra León Cadme, correo electrónico: leoncadme16@gmail.com

Forma de citar:  Bravo Loor S, León Cadme M, Caycedo Casas X. Alteraciones psicomotrices en niños y niñas de la zona 4: Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas-Ecuador.  Rev Ter. 2020;14(2):120-129

Financiamiento:  Ninguno

Conflictos de interés:  No hay conflicto de intereses.

Fecha de envío: 4 de noviembre del 2019.

Fecha de aceptación: 22 de marzo del 2020.

Abreviaturas: OMS, Organización mundial de la salud; T.O. Terapia Ocupacional;

 

Resumen

 

Introducción: Las alteraciones psicomotrices constituyen las interacciones cognitivas, emocionales simbólicas y sensorio motrices responsables de las habilidades motoras y

sociales, fundamental para el desarrollo integral de la persona. El objetivo fue identificar el índice y tipologías de las alteraciones psicomotrices en los estudiantes de educación básica; así como explorar la relación entre las dimensiones de psicomotricidad y el sexo. Materiales y Método: Estudio de tipo descriptivo y correlacional, que evidencia la realidad del desarrollo psicomotriz de los niños y niñas de las provincias  de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas-Ecuador, de la zona 4; referente a la atención de grupos prioritarios, seleccionados para esta investigación, durante el primer semestre del 2018. Los investigados fueron 466 escolares, 253 masculinos y 213 femeninos, de 2 centros educativos. El instrumento utilizado fue la batería de Da Fonseca, diseñada para evaluar niños entre 4 y 12 años, que detecta las alteraciones psicomotrices, a través de 7 dimensiones: tonicidad, equilibrio, noción del cuerpo, lateralidad, estructuración espacio-temporal, praxia global y praxia fina. Se realizó una distribución de frecuencias según dimensión y se evaluó la relación entre el sexo y las dimensiones mediante las pruebas de T-student y ANOVA. Resultados: Los resultados indican que 295 escolares, (63%) de la poblacion estudiada, presentan al menos alguna alteración psicomotriz, las cuales se distribuyeron según dimensión de la siguiente manera: en tonicidad 131(45,01%); equilibrio, 165 (55,93%); noción del cuerpo, 181 (61,35%); estructura espacio-temporal, 236 (80%); praxia global, 283 (95,93%) y praxia fina 268 (90,84%).  Respecto  a la variable sexo, los niños presentaron significativamente mayor riesgo que las niñas  en las dimensiones de tonicidad (p=0,018) y praxia global (p=0,042), según T de Student, confirmado con ANOVA. Conclusión: más de la mitad de los escolares estudiados poseen alteraciones en uno o más de las dimensiones de psicomotricidad. Existe relación significativa entre las dimensiones de tonicidad, praxia global y la variable sexo, siendo el masculino de mayor incidencia.

Palabras clave: desarrollo psicomotriz, alteraciones psicomotrices, juego

 

Abstract

 

Introduction: The psychomotor alterations constitute the cognitive, emotional, symbolic and sensorial motor interactions responsible for the motor and social skills, fundamental for the integral development of the person. Objective: To identify the index and typologies of psychomotor disorders in basic education students; as well as exploring the relationship between the dimensions of psychomotricity and sex. Materials and Methods: A descriptive and correlational study that demonstrates the reality of the psychomotor development of the children of the provinces of Manabí and Santo Domingo de los Tsáchilas-Ecuador, of zone 4, referring to the attention of priority groups, selected for this research, during the first semester of 2018. The investigated were 466 schoolchildren, 253 male and 213 female, from 2 educational centers. The instrument used was Da Fonseca's battery, designed to assess children between 4 and 12 years old, which detects psychomotor alterations, through 7 dimensions: tonicity, balance, notion of the body, laterality, spatio-temporal structuring, global praxia and fine praxia. A distribution of frequencies according to dimension was carried out and the relationship between sex and dimensions was evaluated by T-student and ANOVA tests. Results: The results indicate that 295 schoolchildren (63%) of the studied population present at least some psychomotor disorders, which were distributed according to dimension as follows: in tonicity 131 (45.01%); balance, 165 (55.93%); notion of the body, 181 (61.35%); spatio-temporal structure, 236 (80%); global praxia, 283 (95.93%) and fine praxia 268 (90.84%). Regarding the sex variable, the children presented significantly higher risk than the girls in the tonicity (p=0.018) and global praxia (p=0.042) dimensions, according to Student's T, confirmed with ANOVA. Conclusion: more than half of the students studied, have alterations in one or more of the dimensions of psychomotricity. There is a significant relationship between the dimensions of tonicity, global praxia and the sex variable, being the male with the highest incidence.

Key words: psychomotor development, psychomotor alterations, game

 

Introducción

 

Los factores genéticos son considerados los responsables del potencial biológico del  desarrollo; además forman parte de esta responsabilidad, los factores del medio ambiente, es decir, factores sociales, emocionales, culturales que intervienen en forma activa y modifican el potencial del crecimiento y desarrollo; considerando que el desarrollo psicomotor, es un proceso evolutivo,  multidimensional e integral, en el que la persona consigue dominar constantemente destrezas sensorio-motoras que se convertirán en herramientas para la adquisición de la independencia, fortaleciendo la personalidad y capacidad de interactuar con el entorno que le rodea 1,2.

El desarrollo psicomotriz, es requerido para establecer el contacto e interactuar con el mundo exterior durante la primera y segunda infancia. Los primeros hitos del desarrollo se establecen como los pilares fundamentales en el desarrollo de una persona, puesto que son allí donde las mejores experiencias motrices sensoriales y cognitivas, consolidan el desarrollo del individuo, formando parte del éxito o fracaso en los diferentes contextos que se desenvuelve3. En este marco, el juego se convierte en un recurso fundamental para promover el desarrollo sensorio-motor y cognitivo expresándose en las capacidades emocionales, sociales y lingüísticas4.  Así pues, la edad escolar se considera la “edad de oro de aprendizaje motor”, en la que los niños adquieren nuevas habilidades motrices.

El juego es el medio que permite al niño y la niña entrar en contacto con el mundo que lo rodea y con ello, descubre su naturaleza ocupacional, la motivación y el placer de la acción; por tanto, el juego, debe convertirse en la ocupación favorita de los niños5.

El desarrollo psicomotriz es definido como un “proceso gradual y continuo en el cual es posible identificar, etapas o estadios de creciente nivel de complejidad que se inicia en la concepción y culmina en la madurez, con una secuencia similar en todos los niños, pero con un ritmo variable”6. Una de las particularidades del desarrollo psicomotor es las variabilidades interindividuales; estas variaciones dificultan en los niños distinguir los cambios considerados como normales y los retrasos madurativos temporales o permanentes. Esto se fundamenta, porque no se da una adquisición progresiva mediante un programa secuencial rígido, sino que presenta variaciones en el ritmo o tiempo de desarrollo, así como en la edad cronológica de una habilidad esperada. En este contexto las relaciones sociales del niño son fundamentales generando factores de protección, pero al mismo tiempo pueden constituirse en factores de riesgo7.

Vericat et al8 señalan que los desarrollos motores permiten al niño adquirir habilidades adecuadas para su edad; sin embargo, existe una gran variabilidad en el alcance de diferentes habilidades según su edad. El desarrollo del niño en la etapa de educación infantil es fundamental. Durante este periodo se conforman aspectos relevantes para su desarrollo integral como la toma de conciencia de sí mismo, de su entorno, madurez intelectual y afectiva9.

Un límite entre lo normal y lo patológico, es apartarse de una manera significativa de lo esperado para la edad en un área específica o en la globalidad de su desarrollo10. Por su parte Illingworth6 sostiene que, cuanto más lejos se encuentre un niño, en cualquier aspecto del desarrollo, es menos probable que sea normal.

Por tanto, cuando el desarrollo psicomotriz presenta características poco comunes a la norma, se hace presente alteraciones o problemas del desarrollo. En este marco, el desarrollo psicomotor puede presentar retraso en su proceso madurativo, variantes o alteraciones. Narbona García et al11, definen a este retraso psicomotor como un “diagnóstico provisional”, hasta lograr un diagnóstico definitivo a través de pruebas formales. Por otro lado, es importante considerar que se debería realizar el diagnóstico más allá de los 3 o 5 años de edad, tiempo para la aplicación de test que además mida la capacidad intelectual12.

 El retraso psicomotor puede ser temporal o en realidad un verdadero retraso; entre sus causas puede atribuirse a una estimulación deficiente por parte del entorno familiar y social, por lo que se consideraría, un retraso de etiología ambiental; también puede presentarse por una enfermedad de origen biológico; además, puede darse por factores hereditarios. En ocasiones, el retraso es leve, lo que resulta difícil evidenciarlo, para ello es necesario, aplicar pruebas específicas. Esto pasa con los escolares, que en ocasiones presentan "trastornos inaparentes del desarrollo psicomotor", considerándolos "niños problema", que se evidencia por su conducta expresando el déficit o retraso de una dimensión psicomotora. Estos trastornos inaparentes, constituyen la discusión más difícil entre lo normal y lo patológico, por lo que requiere de una atención dedicada a este grupo de niños y niñas.

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras de Andalucía13, en su revista expresa que "la psicomotricidad favorece la salud física y psíquica del niño, por tratarse de una técnica que le ayuda a dominar de una forma sana su movimiento corporal, mejorando su relación y comunicación con el mundo que le rodea".

El Manual Diagnóstico y Estadística de trastornos Mentales (DSM-V) de la Asociación Norteamericana de Psiquiatría14, es uno los sistemas más utilizados para la clasificación de los trastornos de inicio en la infancia, niñez o adolescencia, considerando los siguientes grupos: Retraso mental, Trastornos del aprendizaje, Trastornos de las habilidades motoras, Trastornos de la comunicación, Trastornos generalizados del desarrollo, Trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador, Trastornos de la ingestión y de la conducta alimentaria de la infancia o de la niñez, Trastornos de tics, Trastornos de la eliminación, Otros trastornos de la infancia, la niñez o la Adolescencia.

Por otro lado, la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud15, incorpora todos los problemas del desarrollo bajo el nombre de "Trastornos mentales, de comportamiento y del neurodesarrollo (06)", agrupando los siguientes trastornos: Trastornos del habla o lenguaje del desarrollo (6A01), trastorno del espectro autista (6A02), Trastorno del aprendizaje del desarrollo (6A03), Trastorno de la coordinación motora del desarrollo (6A04), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (6A05), Trastorno del movimiento estereotipado (6A06), Síndrome de desarrollo neurológico secundario (6E60), Otros trastornos específicos del desarrollo neurológico (6A0Y), Trastornos del neurodesarrollo, no especificados (6A0Z), Factores psicológicos o de comportamiento que afectan trastornos o enfermedades clasificadas en otra parte (6E40), Otros trastornos mentales, del comportamiento o del desarrollo neurológico especificados (6E8Y), Trastornos mentales, del comportamiento o del desarrollo neurológico, no especificados (6E8Z).

Con respecto a los estudios revisados en relación con las alteraciones psicomotrices, Segers et al16 en su estudio detectaron una alta incidencia de afecciones en la psicomotricidad, de 569 participantes; el 54% tiene alteración en praxia fina, 39% en praxia global,27% estructuración espacio temporal, 27% equilibrio, 21% tonicidad y 20% noción del cuerpo en los escolares estudiados. Este mismo estudio revela que en Ecuador, específicamente en la provincia de Manabí, son escasas las investigaciones en este ámbito, lo que dificulta las posibilidades de una intervención exitosa. De acuerdo con el criterio de Bravo et al17 algunas investigaciones actuales han mostrado que la situación de la educación inclusiva en Ecuador se encuentra en estado inicial pese a los dictámenes jurídicos favorables, más que todo para los estudiantes con discapacidades motoras.

El objetivo de este estudio fue identificar el índice y tipologías de las alteraciones psicomotrices en los estudiantes de educación básica; así como explorar la relación entre las dimensiones de psicomotricidad y el sexo en la región costa - Manabí correspondiente a la zona 4 Ecuador.

          

Metodología

 

Se realizó un estudio descrptivo y correlacional, que evidencia la realidad del desarrollo psicomotriz de los niños y niñas de las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas-Ecuador, de la zona 4, seleccinados para la atención de grupos prioritarios, en el año 2018.

La muestra estuvo compuesta por 466 escolares entre 5 y 8 años de edad,  de dos escuelas fiscales nivel básico elemental; de los cuales 253 son masculinos y 213 son femeninos.  La muestra se distribuyó tomando en cuenta el tamaño poblacional de la ciudad, asegurando que la representación considerara los diferentes niveles socioeconómicos de la población evaluada. Los participantes contaron con la autorización previa por parte de sus padres y autoridades. La tabla 1 detalla la frecuencia y porcentaje de estudiantes evaluados según edad.

La población de estudio según sexo se distribuyó de la siguiente manera: en la escuela 1 existe 136 niños (29%) y en la escuela 2, 117 (25%) que representa el 54% del total; mientras que la distribución de las niñas en la escuela 1 es de 100 (21%) y en la escuela 113 (24%), siendo 46% del total de la población estudiada (Tabla 1).

 

Instrumento

Se aplicó el instrumento de evaluación de Vítor Da Fonseca18, una batería de observación que permite realizar una evaluación objetiva y cuantitativa del estado psicomotor del niño. Considera el acto motor como un elemento del conjunto de operaciones cognitivas que son llevadas a cabo por el niño, y encaja perfectamente con investigaciones recientes, que indican un mejor enfoque con mayor evidencia es la orientación cognitiva del rendimiento motor.

 

 

 

Tabla 1. Frecuencia y porcentaje de escolares de la muestra en función de la edad en dos escuelas de las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas en Ecuador, año 2018.

 Edad

Escuela 1

Escuela 2

Total

n

%

n

%

n

%

5 años

61

13%

48

10%

109

23%

6 años

63

14%

87

19%

150

32%

7 años

55

12%

45

10%

100

21%

8 años

57

12%

50

11%

107

23%

Total

236

51%

230

49%

466

100%

 

 

Procedimientos

Para el desarrollo de la investigación se ejecutó el siguiente proceso: 1. Previo  a la revisión y aprobación del proyecto por parte de la Dirección de Investigación e Innovación Tecnológica de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí y a la posterior autorización del Director Distrital de Educación 13D02 – Manta – Jaramijó – Montecristi, se procedió a realizar una visita en situ a los dos centros educativos seleccionados para seleccionar los participantes del estudio según los criterios de inclusión. 2. Reunión con los rectores y personal de consejería estudiantil para socializar el proyecto y planificar la aplicación de los instrumentos. 3.Firma del consentimiento informado por parte de los padres y/o representantes legales de los estudiantes. 4. Aplicación de la batería de evaluación de Vítor Da Fonseca a los estudiantes seleccionados. 5. Las pruebas fueron aplicadas por un equipo capacitado para el efecto, conformado por estudiantes de la carrera de Terapia Ocupacional y tres docentes.   6. Edición y análisis de los datos: los datos fueron ingresados en una base de datos y procesados mediante la herramienta estadística SPSS 23.0 y 5.

 

Análisis de datos

Con la finalidad de identificar el índice y la tipología de alteraciones psicomotrices, se realizaron análisis descriptivos de las dimensiones en estudio, para lo cual se aplicó prueba de chií cuadrado para determinar frecuencias y porcentajes de la distribución de los investigados con y sin alteraciones psicomotrices. Además, para establecer la relación entre las dimensiones de psicomotricidad y el sexo, se aplicó la prueba estadística T de Student, y ANOVA como método de confirmación.

 

 

Resultados

 

De los 466 niños evaluados, 295 (63%) presentó al menos una alteración psicomotriz. Se distribuyeron según sexo de la siguiente manera:  en la Escuela 1, 97 niños (58%) y 71 niñas (42%) con alteración psicomotriz; en la Escuela 2, 66 niños (52%) y 61 (48%) niñas con alguna alteración psicomotriz, sin que se demuestren entre ambas diferencias significativas. El total de niños con alteración es de 164 (55%) y el total de niñas 132 (45%). En general el sexo femenino presentó menor frecuencia de alteraciones psicomotrices con respecto al masculino, sin evidencia diferencias significativas entre ambas escuelas.

La tabla 2 resume la distribución de los niños con alteraciones psicomotrices de acuerdo con la edad y escuela. La tabla 3 por su parte describe la frecuencia según tipo de alteración psicomotriz.

 

  

Tabla 2. Frecuencia y porcentajes de las alteraciones psicomotrices en función de la edad en dos escuelas de las provincias  de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas en Ecuador, año 2018.

Edad

Escuela 1

Escuela 2

Total

 

n

%

n

%

n

%

5 años

53

18%

33

11%

86

29%

6 años

50

17%

43

15%

93

32%

7 años

34

12%

28

9%

62

21%

8 años

31

11%

23

8%

54

18%

Total

168

57%

127

43%

295

100%

 

 

Tabla 3. Frecuencia de las tipologías de las alteraciones psicomotrices en dos escuelas de las provincias  de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas en Ecuador, año 2018.

Alteraciones psicomotrices

Tonicidad

Equilibrio

Noción del cuerpo

Estruct. Espacio Tiempo

Praxia Global

Praxia Final

Escuela 1

81

139

152

151

156

168

Escuela 2

50

26

29

85

127

100

Total frecuencia

131

165

181

236

283

268

Total porcentaje

44%

56%

61%

80%

96%

91%

 

 

Al evaluar la relación entre las dimensiones de psicomotricidad y sus alteraciones según sexo, se encontró que existe relación significativa (p: 0,018) entre variable sexo y tonicidad, así como entre variable sexo y praxia global (p:0,042). No existe relación significativa entre las dimensiones: equilibrio, noción del cuerpo, estructuración espacio temporal y praxia fina (Ver tabla 4).

 

Tabla 4.  Relación entre las dimensiones de la psicomotricidad y la variable sexo en dos escuelas de las provincias de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas-Ecuador, año 2018


Prueba de muestras independientes

 

Prueba de Levene para la igualdad de varianzas

Prueba T para la igualdad de medias

F

Sig.

t

gl

Sig. (bilateral)

Tonicidad 1

Se han asumido varianzas iguales

3,110

,079

-2,386

386

,018

No se han asumido varianzas iguales

 

 

-2,410

382,563

,016

Equilibrio 1

Se han asumido varianzas iguales

3,634

,057

-1,900

386

,058

No se han asumido varianzas iguales

 

 

-1,925

377,996

,055

Noción cuerpo 1

Se han asumido varianzas iguales

2,525

,113

-,853

386

,394

No se han asumido varianzas iguales

 

 

-,857

386,000

,392

Estructuración ET

Se han asumido varianzas iguales

,183

,669

1,881

386

,061

No se han asumido varianzas iguales

 

 

1,877

378,424

,061

Praxia global

Se han asumido varianzas iguales

,570

,451

2,045

386

,042

No se han asumido varianzas iguales

 

 

2,041

378,120

,042

 
 

Discusión

 

Se evidenció que 63% de los estudiantes evaluados (n: 296) presentan alguna alteración psicomotriz. Entre los tipos de alteraciones encontradas, están las dispraxias y déficits en las dimensiones de tonicidad, equilibrio, lateralidad, noción del cuerpo, estructura espacio-temporal, praxias global y fina.  Más de la mitad de los participantes, poseen alteraciones en uno o más de los indicadores de la psicomotricidad. Estos resultados se confirman con el estudio de Segers et al16, estos autores reportan alta incidencia de afecciones en la praxia fina, praxia global, estructuración espacio temporal, equilibrio, tonicidad y noción del cuerpo en los escolares estudiados. También se relaciona con la investigación de Palacio et al2 indicando los siguientes resultados: alteraciones de tipo práxico-dispráxico en praxia global, praxia fina, estructuración espacio-temporal, en los escolares de 4 a 5 años. Sin embargo, se contradice con la presente investigación porque se estudió la variable sobrepeso, la cual no fue estudiada en este trabajo investigativo. Por otro lado, se contrapone con el estudio de Delgado Lobete et al19. quienes revelaron que el 81,6 % de la población estudiada presentaron un desarrollo psicomotor esperado para la edad cronológica y apenas un 4% presentaron retraso, siendo la población afectada mucho menor que resultados de esta investigación.

    Con respecto a la relacion que existe entre la varibale sexo y los resultados de las dimensiones de psicomotricidad se demuestra que solo en tonicidad y praxia global, existe una relacion estadisticamente significativa con la variable sexo. Se concluye que existe relación directa entre las dimensiones de tonicidad, praxia global y la variable sexo, encontrando mayor incidencia de alteración psicomotoras en los niños más que las niñas. 

Delgado Lobete et al19 revelaron en su estudio una media de desarrollo psicomotor del 81,6 % del desarrollo esperado para la edad cronológica y una prevalencia de retraso del 4%. Los rasgos psicomotores con mayor dificultad de desarrollo en la muestra fueron la afectividad, la motricidad manual y la motricidad somáticas. Las niñas mostraron menor prevalecía de retraso psicomotor que los niños.

Estos resultados se confirman con el estudio de Noguera Machac et al20, que exponen haber encontrado diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres, indicando que las niñas tuvieron menos dificultades que los niños, pero en las dimensiones de equilibrio y la praxia fina; en cuanto a la estructuración espacio-temporal las niñas fueron categorizadas en su mayoría con déficit y dispraxia, más que los niños. Los resultados del presente estudio se contradicen con los de Palacio et al2, donde exponen diferencias entre hombres y mujeres, mostrando que las niñas presentaron mayores alteraciones de tipo praxico-dispráxico en praxia global, praxia fina, estructuración espacio-temporal, más que los niños. Otro estudio que se relaciona con la investigación en mención es la de Delgado Lobete et al19, donde exponen que los rasgos psicomotores con mayor dificultad de desarrollo se presentaron en los niños.

Las limitaciones en esta investigación encontradas fueron de recursos material-humano y económico que no permitió la extensión del estudio en otras ciudades. Además, la universidad que oferta la carrera cuenta con un número limitado de estudiantes y profesores, para llegar ampliar los grupos de trabajo.

Se recomienda continuar con estudios referentes a promover el desarrollo psicomotor en las primeras etapas de vida, que evidencien la importancia de la evaluación e intervención temprana que pueda inferir en el proceso de aprendizaje de los niños mejorando el desempeño académico, el proceso de enseñanza-aprendizaje y evitando posible fracaso escolar.   

 

Referencias Bibliográficas

  1. Meece JL. Desarrollo del niño y del adolescente. Compendio para educadores. México: McGraw-Hill; 2001.
  2. Palacio Durán E, Pinillos Patiño Y, Herazo Beltrán Y, Galeano Muñoz L, Prieto Suárez E. Determinantes del desempeño psicomotor en escolares de Barranquilla, Colombia. Rev Salud Pública. 2017;19(3):297-303. doi: 10.15446/rsap.v19n3.65597
  3. García Pérez MA, Martínez Granero MA. Desarrollo psicomotor y signos de alarma. En: Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, editor. Curso de Actualización Pediatría 2016 [Internet]. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2016. 81-93. Disponible en: https://www.aepap.org/sites/default/files/2em.1_desarrollo_psicomotor_y_signos_de_alarma.pdf  
  4. González González de Mesa C, Cecchini Estrada JA, López Prado J, Riaño González C. Disponibilidad de las Habilidades Motrices en escolares de 4 a14 años. Aplicabilidad del test de Desarrollo Motor Grueso de Ulrich. Aula Abierta [Internet]. 2009;37(2):19-28. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3088554.pdf
  5. Polonio López B. Terapia Ocupacional en la Infancia. Madrid: Médica Panamericana; 2008.
  6. Illingworth RS. El desarrollo infantil en sus primeras etapas. Barcelona: Médica y Técnica; 1983.
  7. Organización Mundial de la Salud. El desarrollo del niño en la primera infancia y la discapacidad: Un documento de debate [Internet]. Ginebra: OMS; 2013. Disponible en: https://www.unicef.org/earlychildhood/files/ECDD_SPANISH-FINAL_(low_res).pdf
  8. Vericat A, Orden AB. El desarrollo psicomotor y sus alteraciones: entre lo normal y lo patológico. Cienc Saúde Colet [Internet]. 2013;18(10):2977-2984. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/630/63028210023.pdf
  9. Mayoral González A. André Lapierre. De la reeducación física a la psicomotricidad relacional. RICYDE [Internet]. 2008;4(12). Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/710/71041208.pdf
  10. Póo Arguelles P. Desarrollo psicomotor: características evolutivas de 0-3 años, signos de alerta. Resúmenes de la V Reunión Anual de la Sociedad Asturiana de Pediatría de Atención Primaria. Oviedo: Sociedad Asturiana de Pediatría de Atención Primaria; 2006.
  11. Narbona García J, Schlumberger É. Protocolos diagnósticos y terapéuticos en pediatría [Internet]. Madrid: Asociación Española de Pediatría; 2008. Capítulo 21, Retraso psicomotor; 151-157. Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/21-retraso.pdf
  12. Álvarez Gómez MJ, Soria Aznar J, Galbe Sánchez Ventura J. Importancia de la vigilancia del desarrollo psicomotor por el pediatra de Atención Primaria: revisión del tema y experiencia de seguimiento en una consulta en Navarra. Rev Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2009; 11(41):65-87. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/pap/v11n41/5_original4.pdf
  13. Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras de Andalucía. La psicomotricidad en la educación infantil. Temas Educ [Internet]. 2010;(7):1-6. Disponible en: https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd6949.pdf
  14. American Psychiatric Association.  Suplemento del DSM-5 Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. 5a ed. Virginia: American Psychiatric Association; 2016. Disponible en: https://dsm.psychiatryonline.org/pb-assets/dsm/update/Spanish_DSM5Update2016.pdf
  15. Organización Mundial de la Salud. CIE-11 para las estadísticas de mortalidad y morbilidad [Internet]. Ginebra: OMS; 2018. Disponible en: https://icd.who.int/browse11/l-m/es#/http%3a%2f%2fid.who.int%2ficd%2fentity%2f334423054
  16. Segers D, Bravo Loor S, Moreira López TE, García Revelo F, Villafuerte Holguín J, Sancan Moreira M, et al. Estado Psicomotriz de Niños y Niñas del Cantón Jaramijó, en 2016. Rev. Hallazgos 21 [Internet]. 2018;3. Disponible en: https://revistas.pucese.edu.ec/hallazgos21/article/download/242/148
  17. Bravo S, Corral K, Villafuerte J. Realidad y Perspectiva de la Educación Inclusiva de Ecuador: Percepciones de los Actores directos 2014. Invest Qual Educ [Internet]. 2015;2. Disponible en: https://www.proceedings.ciaiq.org/index.php/ciaiq2015/article/view/320/315
  18. Da Fonseca V. Manual de observación psicomotriz: significación psiconeurológica de los factores psicomotores. 2a ed. Madrid: INDE; 2005.
  19. Delgado Lobete L, Montes Montes R. Perfil y desarrollo psicomotor de los niños españoles entre 3 y 6 años. Sportis [Internet]. 2017;3(3):454-470. Disponible en: https://ruc.udc.es/dspace/bitstream/handle/2183/22783/REV%20-%20SPORTIS_%202017_3-3_art_4.pdf
  20. Noguera Machac L, García Puello F. Perfil psicomotor en niños escolares: diferencias de género. Cienc Innov Salud. 2013;1(2). doi: 10.17081/innosa.1.2.56